Higiene y cuidados orales en pacientes discapacitados - SJD DENTISTAS
4061
post-template-default,single,single-post,postid-4061,single-format-standard,bridge-core-2.2.9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Higiene y cuidados orales en pacientes discapacitados

Higiene y cuidados orales en pacientes discapacitados

Son muchos los problemas a los que debe de enfrentar una persona con discapacidad, tanto física como intelectual. En el blog de hoy nos centraremos en el cuidado oral de las personas discapacitadas. Siendo nuestro objetivo orientarte y ayudarte a minimizar los daños y problemas que pueden darse en la cavidad oral, y a nivel sistémico.

Los principales problemas que se presentan son:

  • Caries dental: se da por la acción bacteriana en combinación con las dietas blandas ricas en azúcares e hidratos de carbono. También en combinación con el uso prolongado de biberones o de dispositivos que facilitan la alimentación como por el uso de pajitas o succionadores.
  • Enfermedad periodontal/ gingivitis: consiste en la inflamación, sangrado y dolor de las encías por la acción de las bacterias sobre los tejidos orales blandos. Todo ello en combinación con dietas blandas e higiene insuficiente. Esta se manifiesta a una edad más temprana en un paciente discapacitado.
  • Anomalías dentales: nos referimos a la anomalía en cuanto al número y posición de los dientes en comparación con los considerados normales. Puede darse que el paciente discapacitado tenga un número de dientes superior o inferior al lógico. También en el caso de que las posiciones habituales de los dientes estén alteradas.
  • Hábitos disfuncionales: rechinamiento o apretamiento dental, babeo, deglución atípica o infantil… Es decir, todos aquellos hábitos incoherente o  no coordinados. Esto  lleva al paciente a no lograr un objetivo o acto normal dentro del marco de las funciones orales consideradas normales.

Desde un punto de vista conservador y preventivo podemos luchar contra la aparición de todas o casi todas estas patologías. Todo ello si adoptamos algunos consejos sobre la higiene y cuidados orales.

El principal de ellos consiste en el control de la placa bacteriana. Esta es la principal causante de las patologías orales infecciosas como la caries y la enfermedad periodontal. Para ello debemos tener en cuenta que el cepillado en personas discapacitadas conlleva a una adaptación en cuanto a la técnica y los útiles utilizados para ello.

A continuación te damos unos cuantos consejos para que puedas realizar la higiene adecuadamente a una persona discapacitada:

  • “Si el paciente es no colaborador”: Realizar cepillado dental un mínimo de dos veces al día, utilizando para ello pastas ricas en flúor. Es bueno realizar aplicaciones de gel de flúor y / o clorhexidina varias veces por semana si el paciente no puede ser cepillado con pasta dental. Haremos el cepillado con agua y luego colocaremos en forma de gel y con muy poca abundancia flúor o clorhexidina al 0,12%. Esto es para endurecer el esmalte y desinfectar la zona. Además se evitará comer o beber al menos 30 min tras la realización de la higiene. Podemos ayudarnos de cepilla angulados, eléctricos, interproximales  e irrigadores dentales.
  • “Si el paciente es colaborador”: Si el paciente puede hacerse una higiene esta debe ser mediante técnicas  repetitivas que interiorice y aprenda, una buena idea es realizar una rutina de cepillado. Comenzaremos siempre por una misma zona y finalizando por otra realizando movimientos amplios de barrido dental. Todos los cepillados deben hacerse bajo supervisión, con pastas dentales fluoradas. Es conveniente la adaptación del cepillo dental para facilitar el agarre del mismo si fuera necesario.
  • Siempre debe usarse cepillo dentales suaves, e interproximales antes que hilo dental para realizar un mayor barrido de zonas difíciles.
  • En pacientes con rechinamiento dental evitaremos alimentos estimulantes como el cacao, cola o estimulantes.
  • Evitaremos usar chicles o caramelos para la halitosis existen productos específicos no azucarados no ni susceptibles de ser tragados.
  • Evitar biberones o pajitas de succión.
  • Evitar periodos de tiempo amplios más allá de 10 minutos desde que come hasta que se realiza la higiene.

Desde SJD Dentistas te animamos a que acudas a nuestras clínicas si necesitas ayuda para poder asesorarte y aconsejarte adecuadamente. Con ello evitaremos mayores complicaciones que puedan desencadenar graves problemas de salud.

[contact-form-7 404 "No encontrado"]