CARIES RAMPANTE. - SJD Dentistas
3393
post-template-default,single,single-post,postid-3393,single-format-standard,bridge-core-2.2.9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

CARIES RAMPANTE.

CARIES RAMPANTE.

También llamada caries de lactancia o del biberón.

La caries rampante es aquella que tiene una aparición muy precoz en la boca de los niños. Puede ser visible incluso desde la erupción de los primeros dientes del bebé. El hecho de que también se la conozca como caries del biberón o de lactancia ya nos aproxima a su origen y nos da una idea de cuál es la principal causa de la misma. A continuación, te damos todas las pautas necesarias para prevenirla y evitarla, así como para su eficaz tratamiento. El objetivo es que la salud de los más pequeños de la casa se encuentre en las mejores condiciones posibles.

La caries rampante es un tipo de caries muy agresiva. Es de rápida progresión, altamente destructiva y afecta a los niños desde edades muy precoces. La podemos observar en un rango de edad que va desde los 6 meses, con los primeros dientes de leche, hasta la edad de 4 a 5 años. Este tipo de caries suele aparecer en superficies lisas vestibulares de dientes incisivos y en superficie lingual de molares mandibulares. No aparece en recovecos dentales, como es más usual.  Suele tener un color inicial blanquecino e ir tornándose en tinciones amarillentas- marrones.

Origen, causas y consecuencias.

Avanzan rápidamente hacia las cámaras pulpares de los dientes, provocando infecciones y dolor en los niños, así como perdida precoz de dientes de leche. Esto puede ocasionar trastornos en el habla, la deglución o la estética.  Además, éstas suelen ser altamente destructivas, por lo que no es de extrañar que encontremos trozos de dientes del niño o que éstos se desprendan al cepillado. Esto es debido a la alta desmineralización y debilitación del tejido dental.

El origen de esta patología radica en una cuestión desacertada de hábitos dietéticos. Por norma general, se suele dar en niños que toman alimentos altamente edulcorados, como leche muy azucarada o zumos de bote. También en infantes que acostumbran a dormirse con dichos biberones o zumos. ¿Por qué? Porque posteriormente no se produce una adecuada higiene por parte del progenitor.

¿Cómo evitarlas?

Estos azúcares quedan en contacto con la superficie dental, dado que las tetinas o pajitas también tocan la cavidad oral. Se crea una exposición prolongada a los azúcares, así como un consiguiente aumento de bacterias cariogénicas en la zona. Esto provoca una deposición de sustancias bacterianas y todo ello desemboca en dicha patología. La frecuencia del hábito, así como la cantidad de azúcar, son factores íntimamente ligados a la severidad de las lesiones.

La forma de combatir esta patología es principalmente preventiva. Es importante que los padres favorezcan la higiene, las fluoraciones para combatir la desmineralización y eviten el consumo de zumos o leche muy azucarada. También es recomendable que no se duerman o estén todo el día con pajitas o tetinas en la boca. Beber mucha agua tras las tomas de estos alimentos, para propiciar un aclarado. Y, por último, acudir a revisiones odonto- pediátricas, desde que aparecen los dientes en boca. Esto permitiría corregir la patología en las primeras fases sin que ésta generase alteraciones en la salud del niño.

Desde SJD Dentistas te invitamos a que acudas con tu niño a nuestras clínicas. Nuestra especialista en pediatría te puede aconsejar, orientar y ayudar en todo lo relativo a la salud bucodental de los peques de la casa.




[x_custom_headline type=»center» level=»h3″ looks_like=»h3″ accent=»true»]Solicite cita en el teléfono 922 003 844[/x_custom_headline]

Solicite una cita  o modifique una ya preestablecida, llamando al teléfono 922 003 844 o si lo desea, puede dejarnos sus datos y nos pondremos en contacto con usted para darle cita: