Historia dental: El primer cepillo dental | SJD DENTISTAS
4095
post-template-default,single,single-post,postid-4095,single-format-standard,bridge-core-2.2.9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Historia dental: El primer cepillo dental

Historia dental: El primer cepillo dental

¿Te habías preguntado alguna vez de dónde viene o de dónde surge el primer cepillo dental de la historia?

 

Esta semana desde SJD Dentista queremos hacer un inciso histórico, a este aliado en el combate contra las afecciones dentales. Este aliado habitual en la prevención y promoción de la salud oral. Te invitamos a conocer su historia, y por qué no a que lo uses más a menudo.

La aparición del primer cepillo dental se remonta a china en el año 1498, cuando entre los enceres personales de un emperador se halló un rudimentario cepillo. Estaba confeccionado a base de pelo de puerco salvaje atados a un mango más grueso y largo. Este fue confeccionado en hueso de animal. Dichos cepillos podían ser vario pintos ya que las cerdas eran de animales salvajes de climas fríos cuyo pelo era más duro. Para aquellas persona sensibles, era confeccionado en pelo de caballo más suave y menos agresivo con las encías. Los mangos eran variables iban desde el huso al marfil, dependiendo de la clase social de la que se estuviera hablando.

Fue en el siglo XVII cuando este artículo llego a Europa de las manos de navegantes y comerciantes. Lo vendían como artículo de lujo destinado a la élite del momento. Estos cepillos tenían algunos flecos como el deterioro rápido así como la contaminación por microorganismos lógicos en un ambiente orgánico. Con el fin de combatir estas desagradables molestias, se hervían en agua. Con ello se deterioraban aun con más facilidad y solo era efectivo por un tiempo.

No fue hasta finales del siglo XIX cuando se comercializó el cepillo dental en Europa aumentando exponencialmente su fabricación artesanal manual.

Estos eran fabricados en Nylon y mangos de madera, cosa que elimino por completo el rápido deterioro, así como la contaminación bacteriana. Poco a poco esta industria creció y se extendió a todos los lugares del globo haciéndose cada vez más sofisticada. Se creó una amplia variedad de cepillos adaptados a todos los usos y condiciones orales.

Como pueden observar, este útil de higiene nos ha acompañado mucho tiempo pero aún hoy en día no se usa todo lo que debe, haciendo que la caries y la enfermedad periodontal siga siendo la principal causa de consulta odontológica, por lo que desde SJD Dentistas te recordamos usarlo al menos tres veces al día, y que realices una revisión dental cada año.

¡Anímate y acude ya a conocernos!